El efecto globo, después de la fiesta: las consecuencias desastrosas de la liberación de globos.

Artículo escrito por Maria Karousiou (Twitter: @MKarousiou), una contribuidora invitada a participar en Envirobites, publicado el 28 de mayo del 2019. Artículo traducido al español por María Loza Correa.

El lado oscuro no contado de los globos.

Los globos que todos hemos visto en fiestas de cumpleaños, ferias, bodas y otras festividades no son un gran invitado después de la fiesta. En los últimos 25 años, las limpiezas costeras en más de 150 países han registrado más de 1.2 millones de globos (Ocean Conservancy 2011 Report) acumulados en las costas. La contaminación plástica en el océano es una preocupación global. Al mismo tiempo, la producción mundial de plástico está aumentando rápidamente, con una duplicación de la producción cada 11 años desde que comenzó la producción comercial en la década de 1950 (Plastics Europe Analysis 2013). Las aves marinas son particularmente vulnerables a esta contaminación debido a que pueden confundir la basura flotante con la comida (Derraik 2002 and Roman et al. 2016). Se predice que para el 2050, el 99% de todas las especies de aves marinas ingerirán desechos marinos de algún tipo, lo cual es sorprendente y preocupante al mismo tiempo. Los desechos marinos, de acuerdo al Código de Regulaciones Federales de los Estados Unidos de América, se definen como “cualquier tipo de material sólido persistente que sea fabricado o procesado, directa o indirectamente, intencionalmente o no, desechado o abandonado en el medio marino o en los Grandes Lagos “.

Figura 1. Un globo que asemeja a una medusa. Las especies marinas confunden globos desinflados o rotos con sus presas. Fuente: https://balloonsblow.org/photo-gallery-3/
Los globos no van al cielo

Varios estudios de investigación se han centrado en el impacto de los globos como desechos marinos. Cuando se liberan en el medio ambiente, los globos se elevan a la altura de unos 8 km, donde se fragmentan en largas hebras (Burchette 1989). Inicialmente festivos, estos símbolos de celebración de colores brillantes representan un riesgo, especialmente para la vida marina. Según una investigación de la Universidad de Tasmania, los globos son el riesgo de mortalidad número uno para las aves marinas debido a que forman parte de los desechos marinos: la ingestión de un globo o fragmento de globo es 32 veces más probable que cause la muerte a las aves que la ingestión de plástico duro (Roman et al. 2019). La principal causa de muerte es el bloqueo del tracto gastrointestinal, el sistema en el cuerpo que incluye todos los órganos necesarios para la digestión y subsecuentemente la excreción. El resultado de este bloqueo es: una muerte lenta y dolorosa por inanición. De acuerdo a la investigación, aunque los plásticos blandos representaron solo el 5% de los artículos que ingirieron las aves marinas, estos plásticos fueron responsables de más del 40% de las mortalidades probables y conocidas.

Figura 2. Fragmento de globo de látex encontrado dentro de una pardela muerta. Fuente: https://balloonsblow.org/photo-gallery-2/

Los procelariformes son aves marinas con la mayor incidencia de ingestión de desechos marinos y el grupo de aves más amenazado a nivel mundial. Este grupo incluye 127 especies, entre ellas los albatros, las pardelas y los petreles. Los procelariformes generalmente se alimentan de peces epipelágicos (es decir, peces que viven en alta mar cercanos a la superficie), calamares y crustáceos, sin embargo el comportamiento de alimentación específico de la especie y el color de los desechos pueden llevar a la ingestión de plástico. Un estudio del 2016, de la costa australiana mostró que las pardelas de Tasmania (Ardenna tenuirostris), que generalmente se alimentan de calamares rojos (Nototodarus gouldi) ingirieron el 82% de todos los globos registrados en el estudio encontrado en aves fallecidas (Roman et al. 2016). De los 37 globos ingeridos, el 54% era rojo / rosa y el 32% naranja. La ingestión de desechos debido a su parecido con sus presas naturales, es de gran preocupación. Además de las aves marinas, los globos también representan un alto riesgo para los mamíferos marinos y las tortugas (Wilcox et al. 2016). Por ejemplo, una evaluación de tortugas marinas fallecidas descubrió que los globos o fragmentos de globos representaban el 78% del plástico en el contenido del estómago (Schuyler et al. 2012).

¿Globos biodegradables?

Los materiales biodegradables se descomponen en partículas básicas a través de medios naturales y de manera que no sean perjudiciales para el medio ambiente. La industria del globo afirma que los globos de látex son biodegradables. Si bien el látex de caucho natural es producido por más de 2,000 especies de plantas, incluso la biodegradación de este material es un proceso lento (Rose y Steinbuhel 2005) y puede tardar varios años en descomponerse. ¡Imagina cuánto más se necesitaría para un látex tratado químicamente! En el proceso de fabricación de globos, se agregan tintes artificiales, plastificantes, aceleradores (Nilsson 2007). Según la compania Rubber Technology, el látex natural también se trata con amoníaco, tiuram y óxido de zinc para preservarlo de la descomposición bacteriana (The New York Times, 1990). La adición de estos compuestos químicos adicionales puede afectar aún más el medio ambiente a medida que los globos se descomponen lentamente en las aguas y los productos químicos se filtran.

Otros globos, como los globos de aluminio o Mylar, que consisten en un tipo de nailon recubierto por una capa delgada de aluminio, no son biodegradables ni tampoco los accesorios para globos. Las cintas y los clips de plástico que terminan en el ambiente marino también pueden causar la muerte de la vida silvestre.

Figura 3. Cangrejo enredado en las cintas de los globos Mylar. Fuente: https://www.westcoast.fisheries.noaa.gov/stories/2018/08_06112018_balloons.html
¿Qué podemos hacer? #BalloonsBlow 

Los lanzamientos masivos de globos se utilizan comúnmente en eventos deportivos, funerales, memoriales y celebraciones. Un ejemplo es este lanzamiento masivo de globos aerostáticos del 26 de mayo de 2019 en Indy 500, un evento de carreras de autos, que creó un gran revuelo en las redes sociales:  https://twitter.com/CBS4Indy/status/1132688400853741568 

En varias ciudades y países, los lanzamientos masivos de globos son ilegales. Sin embargo, lanzar globos debería ser ilegal en todas partes porque las consecuencias son desastrosas. Se pueden utilizar alternativas amigables con el medio ambiente, como pompones de papel de seda, molinillos y banderines. BalloonsBlow es una organización sin fines de lucro que proporciona información para aumentar la conciencia sobre los efectos destructivos que tienen los lanzamientos de globos en los animales, las personas y el medio ambiente. BalloonsBlow.org fue creado por dos hermanas que comenzaron a ver un aumento masivo en la cantidad de globos encontrados al limpiar playas en Florida, en Estados Unidos. Al hacer búsquedas en Internet, descubrieron que la única información en Internet era propaganda de globos, por lo que crearon BalloonsBlow.org para que las personas se informen sobre los daños al ambiente causados por los globos. Para combatir las afirmaciones de la industria sobre las propiedades de degradación de los globos, hicieron una prueba de biodegradabilidad en un patio con dos globos de látex que encontraron flotando en el mar y que luego colocaron en un entorno natural para observación. El resultado fue que los globos no se degradaron incluso después de 6 años de exposición a condiciones naturales. A través de imágenes, hojas informativas, fotos y estudios son algunas de las formas en que la organización utiliza para aumentar la conciencia sobre la contaminación de los globos. (En el sitio web BalloonsBlow.org, también hay formas de involucrarse, sin embargo el contenido esta en inglés).

Figura 4. Ejemplo de una imagen de BalloonsBlow que intenta aumentar la conciencia de los impactos de los globos en el medio ambiente. Traducción del texto del lado izquierdo “La industria del globo dice que los globos de látex son seguros para ser liberados, ya que se elevan a una altura de 8 km (~5 millas) y se rompen en piezas minúsculas que son inofensivas para el medio ambiente”. Traducción del texto del lado derecho “De hecho, cada globo que es lanzado se comporta de manera diferente. Todos los globos de látex caen a la tierra como basura. Algunos aterrizan completamente intactos, otros explotan en pedazos: todos pueden asemejar una comida tentadora para cualquier animal, ya sea que caigan en tierra o en el mar”. Fuente: https://balloonsblow.org/latex-balloons-still-kill/

 

Además, un documental llamado “Medusa de goma” fue lanzado en 2018 por Carly Wilson, que describe los efectos de los globos de helio liberados, en particular sobre las tortugas marinas (Rubber Jellyfish Trailer) (About the film).  Como consumidores, tenemos el poder de cambiar muchos problemas en el mundo que ponen en peligro la vida silvestre y la Tierra en sí, tan solo teniendo cuidado con lo que compramos y cómo eliminamos los desechos.

 

Imagen principal: Un globo que asemeja a una medusa; las especies marinas confunden globos desinflados con sus presas. Fuente: https://balloonsblow.org/photo-gallery-3/

 

Texto revisado por: Armando Loza Escutia

Share this:
Maria Loza

Maria Loza

Maria is passionate about integrating science and policy to contribute to evidence-informed decision making to help providing solutions to social issues in the health sector. She earned a Ph.D. in Genetics and Microbiology (2013) from the Paris Descartes University - Pasteur Institute in Paris, France. She continued as a postdoctoral researcher at Canadian Blood Services (2015-2018) in Ottawa. Her research focused on the study of molecules that help pathogenic bacteria to adapt to environments that represent a health risk. She is a Registered Microbiologist by the Canadian College of Microbiologist. Currently she works at a federal government agency in Canada, providing advice and operational support in the development and delivery of research funding programs to foster discoveries and innovations that positively impact the health sector. Maria enjoys communicating science, watching sunsets from any spot in the world and currently she aspires to become a conservation photographer.

Leave a Reply